Pon más atención al cuerpo que a las palabras que escuchas

 

Es común en estos tiempos ir al café para encontrarnos con nuestros amigos y amigas. Pasamos un rato agradable en la mayoría de los casos y tienes la oportunidad de ponerte al día con la vida de tus amistades e igual ellos con la tuya. Al estar allí, prestas atención a lo que te dicen y sobre las palabras que escuchas respondes e interactúas. Paradójicamente, la menor cantidad de información que está mandando la persona con la que platicas es con las palabras. El secreto radica en las variaciones de su voz y en su expresión corporal.

Sobre el tema, los expertos hablan:

Joe Navarro, en su libro Lo que cualquier cuerpo está diciendo (What every body is saying), explica que el cuerpo tiene reacciones límbicas, es decir, movimientos que suelen ser universales, ante determinada situación. Una de estas manifestaciones límbicas se produce cuando experimentas pánico. Sentir miedo paraliza a muchas personas, es un comportamiento automático.

Por su parte, el escritor Guy Cabana advierte que en la frente se estimula la toma de decisiones.  Por ello, es común ver a una persona frotarse la frente cuando no sabe qué acción tomar.

Aun más osado fue Paul Ekman, al descubrir que cada emoción presenta una gesticulación específica del rostro. En sus estudios identificó el movimiento de los músculos faciales y su relación con emociones y pensamientos. Su trabajo inspiró la serie de televisión Lie to me (transmitida en México bajo el título de Miénteme).

El cuerpo en PNL

1Por su parte, la programación neurolingüística usa la calibración para interpretar los movimientos del cuerpo y lo que pasa dentro de la mente de una persona ante un estímulo externo o interno. La calibración consiste en observar la expresión corporal de un sujeto para luego ofrecer un estímulo auditivo, visual o kinestésico y prestar atención a las posibles diferencias en dicha corporalidad.

En el rostro, puedes poner atención a los cambios que se den en áreas como la frente y el entrecejo (las posibles arrugas que se formen allí), el parpadeo, la dilatación de las pupilas, el color del globo ocular, la coloración de las mejillas; en los labios, su volumen, sequedad o humedad; en la barbilla, su contracción o distención.

En el cuerpo, observa la posición de la cabeza y la del cuello; la inclinación de los hombros, la respiración, las posiciones  y gesticulación de las manos, el eje de simetría corporal, así como la posición y el accionar de las piernas y pies.

En una fase inicial, presta atención a los ademanes que hace la gente cuando está hablando. De preferencia, escucha la conversación, para que así tengas una referencia más amplia de cómo se relaciona la conversación con los movimientos corporales.

aprendeie0011