Las anclas son una herramienta extraordinariamente útil, ya que las puedes utilizar en cualquier contexto. En las certificaciones como Practitioner en PNL, los entrenamientos y libros de PNL aparecen pronto. Pero en muchas ocasiones la gente no sabe cómo utilizarlas, como construir un anclaje, o cómo ponerlas en práctica con facilidad. Asói que aquí te presento una serie de ejercicios que están diseñados para que aprendas a utilizarlas sistemáticamente y que puedas aprovechar su poder.

¿Cuáles son los pasos para aprender a utilizar las anclas?

Yo propongo aquí tres ejercicios que harán que desarrolles el hábito de anclar, primero la descripción general:

1. Desarrollar la habilidad de calibración

Es una de las habilidades fundamentales no solo para anclar, sino en general en la PNL y la comunicación. A veces la gente ni siquiera identifica cuales son los estados emocionales que pueden anclar, y por eso no se dan cuenta cuando se presentan. En otras ocasiones no salen a practicarlo de forma que lo vean y lo hagan en la práctica, se limitan a decir “ya sé cómo hacerlo”. Para este paso te daré una secuencia que te puede ayudar a desarrollar esta habilidad.

2. Desarrollar una estrategia para anclar sistemáticamente.

Somos seres automáticos y actuamos según nuestros programas la gran mayoría del tiempo, así que hacer hábitos es lo que nos lleva a tener un comportamiento repetitivo (bueno o malo). Lo interesante es que cuando se vuelve un hábito, constantemente tienes anclas que has construido con la gente, de modo que cuando requieres un cambio de estado en ellos, el anclaje está listo para que la utilices, ya no necesitas primero construir el estado y pasar por todo el proceso de anclar. Ahora, si entras en la situación y no te preparaste antes los programas automáticos empezarán a operar, así que primero debes prepararte y entrenarte para hacerlo.

3. Ponerlo en práctica y utilizar las anclas.

Aquí es donde muchas personas no saben que hacer ni por donde empezar. El primer paso consiste en enseñarle a tu cerebro que fortalecer el hábito es bueno para tí y por lo mismo conviene que repita la estrategia. Aquí te daré un ejercicio para motivarte a hacerlo. Después de eso basta con que busques ejemplos y te darás cuenta de que las anclas existen en todos lados y en cualquier situación, es algo que el cerebro hace automáticamente, y sabiendo esto lo puedes aprovechar en tu favor. Es necesario ir a los diferentes contextos y practicarlo.