La gente tiende a ver sólo sus debilidades, olvidando sus fortalezas

Cuando eras bebé no pensabas en si eras mejor o no que otros bebés. La primera vez que te incorporaste sin ayuda y plácidamente te sentaste, no te importaba si los demás bebés ya lo hacían o no. Un día empezaste a gatear, y tampoco te interesó si otros críos ya gateaban o no. En aquel tiempo, confiabas plenamente en tu capacidad de aprendizaje, sólo te dejabas llevar por esa capacidad.

El caso es que desde pequeño hay infinidad de tareas y acciones que has hecho bien. Actividades en las que has sido hábil y que podrían considerarse fortalezas en ti. Cada persona tiene sus propias fortalezas. Una reconocida marca de yogurt bebible hizo una campaña publicitaria basada en poner frases cómicas en la envoltura del producto. Una de dichas frases llamó mi atención, porque decía: “Es mentira que no sirvo para nada, porque aunque sea sirvo de mal ejemplo.” Ciertamente, aun cuando no es una de las fortalezas que deseamos resaltar ahora, representa una manera cómica de descubrir que en todos hay fortalezas.

Ahora bien, en tanto personas únicas y exclusivas, cada uno de nosotros es diferente al resto de los seres humanos. Esto es algo que superficialmente todos sabemos, pero que al momento de vivir pareciéramos olvidar. Una mujer va a la playa; antes de quitarse la ropa y quedar sólo en traje de baño, seguramente echará un ojo al cuerpo de otras mujeres, esperando que no luzcan mejor que ella. Aunque para este momento, ya hizo en su mente una comparación con el estereotipo corporal valorado socialmente y, como era de esperarse, no salió bien librada.

2012-12-06 16.27.31De este modo, tus fortalezas no tienen que ser iguales a las de otras personas. Si das una vista a las historietas de superhéroes, notarás que todos ellos tienen un poder o un don particular que les permite salvar al mundo. Ninguno tiene exactamente los mismos poderes; sin embargo, eso no impide que salgan victoriosos. Además, su poder es más creativo y de inteligencia, que algo sobrenatural, como volar, lanzar telarañas o desplegar visión de rayos x.

Tú puedes identificar tus fortalezas. Para ello, debes saber, en primer lugar, que hacia donde va tu atención, va tu energía. Por ende, si te enfocas en encontrar únicamente tus debilidades, eso será lo único que encuentres. Mucha gente se enfoca en sus debilidades, para contrarrestarlas. Esto es bueno, si existe la posibilidad real de cambiarlas, lo cual sólo se da en algunos casos. Si eres mujer y quieres ser modelo, hay requisitos físicos que sencillamente no vas a poder cambiar; tu altura, por ejemplo. Así pues, dirige tu atención a otros puntos de tu persona.

Cuando hayas identificado tus fortalezas, busca cómo les puedes sacar el mayor provecho, en los diferentes contextos de tu vida.

Descarga a continuación el siguiente PDF  que contiene un ejercicio para ayudarte a descubrir tus fortalezas, cuando lo hayas realizado te darás cuenta que será mucho más sencillo para ti identificar tus fortalezas y esto hará que te enfoques en ellas y seas más hábil en sacarles provecho.

Descarga el PDF aquí

Agustín Bravo C.

Licensed Trainer NLP & Coach